viernes, 18 de septiembre de 2009

La Educación en México (1980-2009)







(por: Alejandra Almeida Méndez)



“La vida es para construir esperanza y abrir horizontes” Pablo Latapí.




Durante las primeras décadas del siglo XIX, los países capitalistas experimentaron una serie de crisis económicas que lograron disminuir las ganancias de los dueños de los medios de producción.

Entonces se observó como los Estados Intervencionistas y de Bienestar iniciaron su transformación a Estados Neoliberales.

Primero fue Inglaterra y posteriormente otros países, como Estados Unidos de América, Chile y México.

La estrategia que usaron los neoliberales para implantar sus políticas fue la globalización[1], desencadenando un avance científico y tecnológico vertiginoso que impactaría a todos los sectores, pero de manera muy particular, al educativo.

La globalización se apoya en los mercados financieros y en los medios de comunicación, para lograr el desarrollo de las firmas multinacionales, como Coca Cola, Sony, Disney, Adidas, Televisa, IBM, Microsoft, Telmex, etc., generando un aumento de los flujos de inversiones y de capitales en el ámbito mundial.

Estas empresas multinacionales, lograron adquirir un poder que no percibimos, capaz de determinar toda nuestra vida, porque nos domina cada vez más al implantar tecnologías y fuentes de trabajo que requieren del desarrollo de competencias específicas y del desplazamiento del gasto social a favor del capital.

La globalización tiene dos caras, por un lado, se observa el avance científico y tecnológico más veloz de toda la historia, la desaparición de fronteras, el intercambio de productos, servicios e información en tiempos mínimos, la creación de Organizaciones No Gubernamentales (ONG).

Por el otro lado, el avance científico y tecnológico es tan veloz que no todos los países pueden mantener el paso, las pequeñas y medianas empresas son aniquiladas por las grandes corporaciones, se acentúa la diferencia entre ricos y pobres, además se especula más de lo que se produce.

A finales de los ochenta, México, acepta incorporarse a la dinámica de las economías y mercados globales, la transición implicó, hacer más eficientes las políticas públicas y Carlos Salinas de Gortari aplicó como estrategia, la privatización, la desregulación y la descentralización, afectando los ámbitos, económico, político y social.

En el Plan Nacional de Desarrollo (PND) del periodo 1989-1994, se reconoce que la madurez de la sociedad mexicana exige la modernización del Estado en todos los ámbitos, en especial el educativo; que es indispensable la modernización educativa razón por la cual se realizó una consulta nacional cuyos resultados permitieron identificar los principales retos.

Los objetivos que orientan la política educativa durante ese sexenio pretendían, mejorar la calidad del sistema educativo en congruencia con los propósitos del desarrollo nacional; elevar la escolaridad de la población: descentralizar la educación y adecuar la distribución de la función educativa a los requerimientos de la modernización y de las características de los diversos sectores integrantes de la sociedad; fortalecer la participación de la sociedad en el quehacer educativo. En este contexto el 9 de octubre de 1989, dio a conocer el Programa para la Modernización Educativa, que siguio el mismo esquema del PND.

Esas nuevas políticas, se convirtieron en una falsa promesa de creciente bienestar y democratización progresiva, porque para 1994, el país había caído en una crisis económica.

Durante la presentación del Programa de Desarrollo Educativo 1995-2000, el Secretario de Educación Pública, Lic. Miguel Limón Rojas, dijo: “…La equidad, la calidad y la pertinencia en el servicio educativo son los propósitos fundamentales que animan el programa en todos los tipos y niveles de la educación pública…”. Este programa se encargo de promover un incremento económico vigoroso, aunque no lo logro.

En el Programa Nacional de Educación 2001–2006, se promovió la organización y funcionamiento eficaz de las escuelas de educación básica, para asegurar que la comunidad educativa asumiera colectivamente la responsabilidad por los resultados educativos, además estableció compromiso de mejoramiento continuo de la calidad y la equidad de la educación que se impartiera en cada plantel. Planteó cuatro líneas de acción:
1. Escuelas de Calidad
2. Cobertura con Equidad
3. Participación Social y Vinculación Institucional
4. Administración al Servicio de la Escuela.

La palabra que dominó los discursos educativos fue la de calidad, y como factor de calidad estaba el mecanismo de la evaluación de las instituciones y de los individuos.

Actualmente, en el Plan Nacional de Desarrollo 2007–2012, Eje 3 Igualdad de oportunidades, objetivos[2]: 9, 10, 11, 12 ,13 y 14, se plasman las directrices que definirán el rumbo de la educación en México.

OBJETIVO 9. Elevar la calidad educativa.
OBJETIVO 10. Reducir las desigualdades regionales, de género y entre grupos sociales en las oportunidades educativas.
OBJETIVO 11. Impulsar el desarrollo y utilización de nuevas tecnologías en el sistema educativo para apoyar la inserción de los estudiantes en la sociedad del conocimiento y ampliar sus capacidades para la vida.
OBJETIVO 12. Promover la educación integral de las personas en todo el sistema educativo.
OBJETIVO 13. Fortalecer el acceso y la permanencia en el sistema de enseñanza media superior, brindando una educación de calidad orientada al desarrollo de competencias.
OBJETIVO 14. Ampliar la cobertura, favorecer la equidad y mejorar la calidad y pertinencia de la educación superior.

Como resultado del proceso educativo, se espera que los profesores tengan las competencias[3] didácticas, pedagógicas y de contenido de sus asignaturas que requieren para un desempeño pedagógico adecuado, en consecuencia, los estudiantes desarrollaran valores, habilidades y competencias para mejorar su productividad y competitividad al insertarse en la vida económica.

Aunque la Educación Basada en Competencias garantiza el desarrollo de las fuerzas de trabajo de calidad, que se requieren para sustentar las nuevas formas de producción económica, se puede observar que los objetivos que se plantean son muy ambiciosos, para que se logren, será necesario que todos los conozcan[4] y se los apropien, además de comprometerse y hacer cambios estructurales holísticos a partir de una visión prospectiva.

En conclusión, los cambios son tan vertiginosos que demuestran que no todos los países capitalistas pueden mantener el paso, esto genera que los países centrales o hegemónicos sean cada vez más fuertes y desarrollados y los países periféricos o subdesarrollados sean cada vez más débiles y dependientes.

La globalización indiscriminada, plantea una nueva estructura de la organización que postula la pérdida de soberanía de los países.

También que los Planes Nacionales de Desarrollo siguen la misma línea y siempre establecen objetivos de beneficio social y progreso de los niveles de vida de los mexicanos, asimismo, fijan metas de alto crecimiento del producto interno bruto, sin embargo, carecen de visión prospectiva y raramente se les da continuidad o se evalúan, por lo tanto, no es posible observar una mejoría en la mayor parte de la población del país.

Del mismo modo, la Educación Basada en Competencias representa el vehículo que garantiza a dueños de los medios de producción que los recursos humanos desarrollarán las competencias necesarias para desempeñarse en comunión con los mandatos de los países hegemónicos y de los organismos internacionales, pero solo los que tienen la posibilidad económica, podrán acceder a la educación de calidad tan añorada, a pesar de que es una obligación de nuestras autoridades satisfacer esa necesidad básica, pues es un derecho constitucional de los ciudadanos de este país.

Finalmente, sí es posible que los estudiantes se beneficien y sean capaces de desempeñarse con eficiencia y eficacia, ser sujetos polivalentes que puedan hacer lo que se necesite, para favorecer a la sociedad mexicana, solo tenemos que:

· Ser más humanos
· Comprender que a través de la educación permanente se puede lograr una formación polivalente y la capacitación de los estudiantes para poder competir en el plano internacional.
· Reconocer y respetar la individualidad de cada miembro de la sociedad.
· Significar los programas a partir de una visión prospectiva, que nos permita brindar una educación holística permanente.


BIBLIOGRAFÍA:

LATAPÍ, Pablo. (1995). La modernización educativa en el contexto neoliberal, en el simposio internacional. Formación docente, modernización educativa y globalización U.P.N. México. D. F.

Barrón Tirado, Concepción. (2002). La educación basada en competencias en el marco de los procesos de globalización. En formación en competencias y certificación profesional, México, CESU, Pensamiento universitario 91.


REFERENCIAS:

http://basica.sep.gob.mx/dgdgie/cva/sitio/DocumentosIWA2/01_Dircursos_sobre_IWA2/El_proyecto_de_modernizacion_de_la_Educacion.pdf
http://biblioweb.dgsca.unam.mx/diccionario/htm/articulos/sec_4.htm
http://www.educacioncontracorriente.org/portal/index.php?option=com_content&view=article&id=820:raymundo-carmonamaira-fernanda-pavon-tadeo&catid=49:observatorio-ciudadano-de-la-educacion
http://biblioweb.dgsca.unam.mx/diccionario/htm/articulos/sec_6.htm
http://biblioweb.dgsca.unam.mx/diccionario/htm/articulos/sec_4.3.htm
http://www.sep.gob.mx/wb/sep1/programa_sectorial
http://pnd.calderon.presidencia.gob.mx/index.php?page=documentos-pdf
http://pnd.calderon.presidencia.gob.mx/pdf/PND_2007-2012.pdf



[1] Al proceso de transacciones que surge de los intercambios establecidos en diferentes partes del mundo, se le conocía como mundialización de la economía, este concepto, adquiere un nuevo sentido cuando en 1983, el economista Theodore Levitt introduce el término globalización.

[2] Información obtenida de las páginas 182 a 206 en http://pnd.calderon.presidencia.gob.mx/pdf/PND_2007-2012.pdf
[3] Las competencias se conceptualizan desde varios enfoques:
Ä Competencia basada en tarea (task-based).
Acorde con el conductismo y las técnicas de análisis de tareas, se refiere a una serie de comportamientos discretos.
Ä Competencia genérica.
Se trata de conocimientos y habilidades que en esencia son de tipo general, apegado a los modelos administrativos.
Ä Competencia como relación holística o integrada.
Se plantea como un complejo estructurado de atributos generales.

[4] A la fecha, se observa muy poca difusión del Plan Nacional de Desarrollo 2007 -2012.

3 comentarios:

  1. Los objetivos que orientan la política educativa durante ese sexenio pretendían, mejorar la calidad del sistema educativo en congruencia con los propósitos del desarrollo nacional; elevar la escolaridad de la población: descentralizar la educación y adecuar la distribución de la función educativa a los requerimientos de la modernización y de las características de los diversos sectores integrantes de la sociedad.

    Garcia Mendoza Magdalena
    magik_fenix@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Para mejorar las condiciones de vida de los más necesitados, la política social debe estar en estrecha relación con la política económica.
    Sólo una economía competitiva será capaz de generar más empleos y oportunidades de mayores ingresos para un mucho mayor número de mexicanos. Al mismo tiempo, sólo asegurando la igualdad de oportunidades en salud, educación, alimentación, vivienda y servicios
    básicos, las personas podrán participar activamente en esta economía dinámica y aprovechar los beneficios que ésta les ofrece.

    magik_fenix@hotmail.com

    Garcia Mendoza Magadalena

    ResponderEliminar
  3. La educación es la base de la sociedad, una sociedad que tiene una mínima educación esta en vías de extinción. Dicha educación es integral no solo es la que se imparte en las aulas sino también en casa. Debemos hacer a nuestros alumnos e hijos, personas con un razonamiento crítico y mantenerlas vivas la capacidad de asombro para que puedan enfrentar los riesgos sin temor a equivocarse y sepan que las diferencias no son problemas sino nuevas oportunidades.

    ResponderEliminar